fasciculo8EN LA ÚLTIMA DÉCADA DEL SIGLO XX

Actividades previas a la firma de la paz. La Misión de Observadores Militares de Ecuador y Perú, desarrolló una tarea fundamental en el proceso de la firma de la paz. Hasta los últimos meses de negociaciones hubo graves controversias por los planteamientos no coincidentes de las dos partes, hasta llegar a un acuerdo de desmilitarización.

fasciculo7Un gobierno de transición.

Por la muerte lamentable del presidente Jaime Roldós, asumió la presidencia el doctor Osvaldo Hurtado. Sobre el gobierno de este mandatario, escribe Muñoz Borrero: “…Se ha propugnado respeto a la democracia y a los derechos humanos, de acuerdo con la Carta de Conducta inspirada por el presidente Roldós… Alarmante fue la situación y de la costa y algunos sectores de la sierra por la avalancha de aguas (inundaciones en 1983), que destrozaron las vías… Sumado a esto, se agravó la deuda externa y las convulsiones sociales que tuvo que imponer ante las minidevaluaciones monetarias…”

fasciculo6ACONTECIMIENTOS MILITARES PREVIOS.

La misión militar chilena.

En 1956, fueron contratados seis oficiales chilenos para que ejercieran la docencia en la Academia de Guerra del Ejército ecuatoriano. Estos fueron los oficiales elegidos: tenientes coroneles Aníbal Mancilla Andrade y Miguel Casals Morales; mayores Carlos Matus Ugarte, Pablo Schaffausser Acuña, Francisco Gorgoitía Herrera y Augusto Pinochet Ugarte”

fasciculo5ESCENARIO POLÍTICO - MILITAR DE LOS DOS PAÍSES.
 
El frente interno ecuatoriano.
 
El 17 de diciembre de 1939 fallece el presidente Aurelio Mosquera Narváez. Le reemplazó temporalmente el doctor Carlos Arroyo del Río, presidente de la Cámara del Senado. Convocada las elecciones presidenciales, Arroyo del Río, candidato en ellas, entrega sus funciones al doctor Andrés Córdova, presidente de la Cámara de Diputados.
fasciculo4Antecedentes de la revolución alfarista.
 
La venta de la bandera, con que facilitaba el gobierno ecuatoriano de Luis Cordero, el traspaso del buque chileno Esmeralda a China, que se encontraba en guerra con el Japón, propició la revolución. Igualmente, otros hechos como los levantamientos en Milagro, el 12 de febrero de 1895 y el 18 del mismo mes en Daule, con el asalto al cuartel. El país convulsionado defenestró al presidente Cordero, reemplazado por el doctor Vicente Lucio Salazar.